domingo, 30 de agosto de 2009

Pensar que A Veces Pasa...

Soberanía del sol reinante. Tremenda oscuridad sometía la claridad, apenas si se delimitaban dos caminos frondosos y seductores... Sería cuestión de elegir al azar. ¿Acaso no se trata de un juego de ruleta rusa? ¿Qué es lo que podría perder? De repente recordé que había ignorado el hecho de que siempre aquellos senderos conducen a algún lugar, marcan un destino final. Ríe, llora. Quizás la suerte hoy tocó a la puerta. Quizás no.
Comienza el albur: paso adelante, paso atrás, paso adelante, paso atrás. Así es como se inicia el vals. Detrás de la irónica risa, pasiones desatadas se mostraban azotando mi gélida piel: duda, miedo, remordimiento, sudor lágrimas, escozor, pulso extremadamente bajo, nerviosismo, dolor, culpa, sufrimiento, extrañeza, rechazo, soledad, auxilio, elección... Fue aquel giro el que dio realce a mi baile: una gran parálisis mental y corporal invadía completamente mi desgreñado cuerpo, a mi ser banal. Fue entonces cuando comencé a sospechar que la fobia tomó control de mis extremidades superiores e inferiores. Surgieron de la inmensidad una serie de cuchillos que apuñalaban varias veces por minuto, abriendo a su paso un derrame cerebral, con riesgo de entrar a un total colapso desembocada en mi posterior parálisis. La cura temporal que se desató fue una leve brisa que recorría los pulmones, permitiendo la llegada del oxígeno a diferentes partes de mi medio interno.
Aproximándose el seudo alivio a mi cerebro, hilvanaba un hilo preparado especialmente para cercenar la herida.
Un instante más tarde, el estremecimiento dibujaba con gran prolijidad, una constelación a mi alrededor: duda, miedo, remordimiento, sudor, lágrimas, escozor, pulso extremadamente bajo, soledad, auxilio, elección...
¡Por qué mi mente me colocó frente al beneficio de la duda! ¡Todo era cuestión de azar! A la par me cuestionaba: ¿Por qué la razón generó semejante cuadro? ¿No es casualidad? ¿Acaso tú, racionalidad inútil, no habías desvanecido los posibles salvatajes y las jugadas perfectas? ¿por qué te diriges ahora hacia mí si hacía ya un mes de tu ausencia? Una semana conspiré un plan tan pulcro, ahora yáceme cobarde frente al inteligente acto de su ejecución. Me resulta totalmente imperdonable. ¿A quién podría cautivar la atención de mi deserción? ¿Quién podría destilar un halo de perspicacia y notar que el amigo, el padre, el hijo, el trabajador, el perdedor, el estafado, el cobarde, el ignorante se ha perdido en la demencia de aquel sendero?
El sol lentamente se desvanecía, se anunciaba la llegada de la noche. El contraste se transformó en un apasionante ensamblaje. Un tenue haz de luz señalaba el camino contrario al que mis impulsos anhelaban tomar. Habría de suponer que lo primitivo superó a la gran evolución mental del hombre. Lo primitivo era lo que decía presente hoy en mí. La razón se mostraba bastante rudimentaria ya que sólo tendía a laberintos ignorando la salida.
Pensar que en algún momento sonreí y fui feliz.
el estremecedor ruido azotó la casa y las casas contiguas...

Romina Oronel (emilseoro@hotmail.com).

1 comentario:

Yo (again) dijo...

Aplausos

Mi música!

Algo de mi música (y con amigos). Lo seleccionado desde 2004 hasta 2010. ;)

Buscá...

Buscá y encontrá lo que quieras en alguno de mis espacios (La Mezcolanza, C^2 ó mi canal en Youtube) o en alguno de los sitios amigos.

Posts recientes

Contate algo...